Vehículos motorizados y perros amenazan en época reproductiva a las aves playeras

Al momento de transitar por dunas y playas es fundamental tener en cuenta que los Pilpilenes anidan en esos lugares durante el verano.

Junto con el comienzo de la época estival, diciembre y enero son los meses en el cual los  Pilpilenes se encuentran en pleno proceso de reproducción. Durante estos días, a lo largo de playas y dunas, se pueden encontrar nidos con huevos y  polluelos recién nacidos, por lo cual se llama a turistas y residentes de las zonas costeras a poner atención en la presencia de estas aves playeras, evitando el contacto directo, no tocando en ningún momento los nidos o polluelos; y respetar las normas que impiden el uso de vehículos en playas y dunas de nuestro país.

"En esta época se produce la crianza de los pichones, los que deben permanecer en tierra por aproximadamente 70 días desde que eclosionó su huevo, que es el periodo que las crías demoran en lograr dominar el vuelo", explica Débora Schiappacasse, del departamento de Medio Ambiente de la Municipalidad de Algarrobo. Espacial cuidado hay que mantener hasta febrero. La crianza de los polluelos se produce principalmente en los lugares en que las dunas tienen vegetación, donde las aves hacen nidos que tratan de camuflarse dentro del paisaje, explica Schiappacasse.

"Muchas veces los nidos son pisoteados porque las personas no los ven. En otras ocasiones se invaden con visitas de turistas sectores de las playas en donde se asustan y alejan a las parejas encargadas de la incubación de los huevos y crianza  de  los polluelos y quedan abandonados", dice Patricio Ortiz del ‎Comité Nacional Pro Defensa de la Fauna y Flora (CODEFF). Agrega que "ante un nido solo se debe observar, no se debe tocar ni mover, puesto que si se hay huevos o polluelos, lo más probable es que estén sus padres cerca".

Otra amenaza en época reproductiva de las aves playeras es el transitar de perros por las zonas de nidificación. "Tratar de cumplir la normativa  de tenencia responsable y evitar llevarlos a zonas naturales o transitar con los perros amarrados por las zonas de playa, dunas y humedales. Los perros son una de las principales amenazas  para el equilibrio de los ecosistemas", apunta Schiappacasse.

Sin embargo, el principal riesgo es el tránsito de vehículos 4 x 4 en las zonas de nidificación. A pesar que existe desde el 15 de enero de 1998 la "Orden Ministerial Nº 2" del Ministerio de Defensa, la cual trata sobre la prohibición de ingreso y tránsito de vehículos en arenas de playa, terrenos de playa, dunas costeras y demás bienes nacionales que administra el Ministerio de Defensa, bajo penas de multa", en la prácticas las personas continúan infringiendo la norma. Pero se puede hacer la denuncia por la infracción de esta norma en la Capitanía de Puerto de la Armada a lo largo del País.


 Las aves afectadas 


El pilpilén (Heamatopus palliatus), llamado por los kaweskar  peyet, pertenece al orden de los Caradriformes y a la familia de los Hematopódidos. Su longitud es de 43 cm. Cabeza, cuello y pecho superior negro apizarrado. Dorso y partes superiores gris pardo oscuro. Partes inferiores blancas y cola gris negruzca. Pico recto rojo carmín con la punta amarillenta. Patas rosadas o blanquecinas. Ojos amarillos con anillo periocular rojo, explican en Aves de Talcahuano.

Estas especies nidifican en dunas costeras y playas de arena entre los meses de fines de septiembre hasta enero, en el caso del Pilpilén, mientras que el Pilpilén negro nidifica generalmente en rocas costeras, playas con guijarros y con conchuelas, con posturas en el mes de noviembre. En el caso del Pilpilén Austral, este nidifica en playas arenosas, de conchuelas, pasto corto o algas muertas, entre septiembre y diciembre, según informa Patricio Ortiz, encargado del programa IBAS de CODEFF.

Dependiendo de sus zonas de distribución en nuestro país, este fenómeno afecta especialmente a las tres especies de Pilpilén que habitan en Chile, Pilpilén negro (Haematopus ater) cuya distribución se encuentra entre Arica al Cabo de Hornos. De la misma manera afecta al Pilpilén (Haematopus palliatus), que es una de las especies más extendidas en Chile, desde Arica a Chiloé, y que también podemos encontrar en escasos números hasta  el Estrecho de Magallanes. En la zona más 

al Sur de nuestro país, encontramos al Pilpilén Austral (Haematopus leucopodus), cuya distribución se encuentra  entre Chiloé y Tierra del Fuego.

0 comentarios: